Uno de los problemas que se ha planteado la filosofía desde sus orígenes en la antigua Grecia es conocer y analizar la relación que hay entre la parte “material” del hombre o cuerpo y la parte “espiritual”, la cual ha recibido a lo largo de la historia del pensamiento diversos nombres: alma, razón, entendimiento o mente.
La antropología filosófica actual también reflexiona sobre tan complicado asunto, aunque en unos términos más precisos, como la relación entre cerebro y procesos mentales. No obstante la explicación de tales términos es por el momento difícil y problemática.
El cerebro humano es un órgano hasta tal punto complejo que nuestro conocimiento actual del mismo es bastante limitado.
Los científicos saben perfectamente qué preguntas hacer sobre el cerebro, pero no disponen aún de la tecnología adecuada para contestarlas. Los poderosos instrumentos de que disponen, como los escáneres de alta resolución, son insuficientes para explicar cómo funcionan las diversas áreas del cerebro. Las investigaciones bioquímicas más avanzadas son incapaces de desvelar los secretos que se producen en el interior de las neuronas...
Las limitaciones y deficiencias en el conocimiento científico de este órgano misterioso han sido la causa principal de la proliferación de teorías filosóficas (por tanto no comprobadas experimentalmente) sobre la interrelación entre la mente y el cerebro.
Es probable que una gran parte de los temas y problemas de la antropología filosófica quedarán resueltos o bien disueltos tras un conocimiento científico del cerebro, lo que nos hace pensar que acaso la frontera última del mundo está dentro de nosotros...
Estas complicadas cuestiones han dado lugar a las dos grandes teorías filosóficas que han intentado dar una solución convincente a la relación entre mente y cerebro: dualismo y monismo.

 

TIPOS DE INTELIGENCIA FILOGENÉTICA

INTELIGENCIA INSTRUMENTAL. Capacidad, adquirida por la especie humana durante la antropogénesis  para la manipulación y posterior fabricación de útiles y herramientas.

INTELIGENCIA SIMBÓLICA. Capacidad adquirida por la especie humana durante la antropogénesis para comunicarse mediante signos lingüísticos.

INTELIGENCIA LÓGICO-ABSTRACTA. Capacidad adquirida durante la antropogénesis para utilizar el pensamiento lógico-abstracto y sus poderosas herramientas: conceptos, proposiciones y razonamientos.

INTELIGENCIA SOCIAL. Capacidad adquirida por la especie humana durante la antropogénesis para desarrollar rasgos culturales.

 

La antropología filosófica es una rama de la filosofía que tiene como objeto la reflexión sobre el ser humano desde una perspectiva humanística e interdisciplinar.
La antropología filosófica no es un saber autosuficiente o que se baste a si mismo sino interdisciplinar. Esto último significa que obtiene sus conocimientos en permanente diálogo y consulta con el resto de las ciencias experimentales, especialmente con las ciencias humanas o sociales, y también con el resto de las humanidades.
En resumen, podemos ocuparnos del hombre (antropología) desde una perspectiva científica, bien desde las ciencias naturales (antropología física), sociales (antropología cultural), o desde las humanidades (antropología filosófica).

La antropología filosófica se ocupa, entre otros, de los  siguientes temas, que analizaremos con detalle, y que son cruciales para la comprensión del ser humano:
- Las características del ser humano.
- El problema de la relación cerebro-mente.
- El funcionamiento de la mente.
- El problema de la libertad.
- La peculiaridad del hombre como ser racional.
- Las diferentes concepciones del hombre a lo largo de la historia de pensamiento.

 

Según el determinismo físico las leyes que rigen a la conducta humana son las mismas que rigen el movimiento mecánico de las bolas de billar. El principio de causalidad, a las mismas causas los mismos efectos, es universal y parte de la aceptación del hombre como un ser natural, tanto su cuerpo como su mente.

LA CRISIS DE LA IMAGEN DEL HOMBRE EN LA ANTROPOLOGÍA

El Evolucionismo de Darwin. Acaba con la imagen o concepción fixista del hombre (las especies vivas cambian y están comunicadas) y dualista (el término alma tiene un significado metafísico o religioso pero no científico).

 El Materialismo histórico de Marx. Acaba con la imagen o concepción espiritualista y esencialista del hombre. Para Marx la única realidad es la materia y el pensamiento es una propiedad de la misma. Además, el ser humano no tiene una naturaleza fija e inmutable sino que el hombre consiste en el conjunto de  las relaciones económicas y sociales que contrae en un período determinado de la historia.

 El Psicoanálisis de Freud. Acaba con la imagen o concepción racionalista del hombre: la estructura de la mente humana tiene un aparte racional, el yo, y una parte irracional, la principal, que es el ello.

 

SITIOS WEB Y BLOGS DE FILOSOFÍA

 

Enlaces de filosofía

 

Filosofía 24 horas

 

La casa de Elrond

 

Boulesis

 

 

NIVELES DE REALIDAD EXCLUSIVOS DEL SER HUMANO

-  Cognitivo. Sus propiedades afectan únicamente a la especie humana en cuanto su actividad mental se manifiesta de modo exclusivo en el lenguaje y el pensamiento.
Esta doble capacidad implica nuevas y poderosas capacidades de simbolización mediante palabras y de abstracción mediante conceptos que separan abismalmente al hombre del resto de las especies.
El ser humano participa del nivel cognitivo ya que la mente está constituida por un conjunto procesos mentales o cognitivos  (pensamiento, inteligencia lógico-abstracta y lenguaje) cuyas características psicológicas nos permiten un procesamiento profundo de la información que nos llega del medio ambiente.

-  Cultural e histórico. Sus propiedades afectan exclusivamente a la especie humana como resultado de su evolución cultural.
El ser humano participa del nivel cultural debido a que nuestros antepasados evolucionaron desde unas formas de organización social elementales, como la unidad familiar, el clan o la tribu, hasta las primeras civilizaciones complejas (Asiria, Mesopotamia, Egipto y Persia). Esta evolución marca la transición de la Prehistoria a la Historia de la humanidad. .

-  Virtual. La tecnociencia actual puede construir, sin que se vislumbren los límites de este desarrollo imparable, pautas de interacción, como la mensajería instantánea, formas de organización social como las aldeas web, e instituciones, comerciales o financieras, paralelas a las reales.
El ser humano participa del nivel virtual debido a que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han creado una nueva realidad de carácter cibernético. Denominaremos a este nivel de realidad con el nombre de realidad virtual o telépolis. Las nuevas tecnologías incluyen diversos procedimientos instrumentales (p.e. la telefonía móvil de última generación o la televisión interactiva), pero sin duda el principal es Internet, la red telemática mundial... Hasta ahora la puerta de entrada a la realidad virtual son las computadoras u ordenadores que permiten al sujeto acceder a las calles y recintos de telépolis.

 

Los autómatas más avanzados que actualmente construye la ingeniería robótica están diseñados para  el reconocimiento de escritura, habla y patrones sencillos de conducta. Pero los ingenieros electrónicos del futuro podrían construir autómatas capaces de reproducir estados mentales equivalentes a los humanos, incluidos el pensamiento abstracto y los sentimientos...

 

HOMBRE

Concepciones filosoficas del ser humano

 

 

 

Volver

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se han aportado diversos argumentos a favor de la negación de la libertad del ser humano o determinismo. Entre otros los siguientes:

-  Determinismo físico. El argumento principal a favor del determinismo es que solo hay una realidad, la materia y sus diferentes estados,  y por tanto no hay razón para suponer que rige un tipo de causalidad para la naturaleza y otro distinto para el hombre. Las leyes de la naturaleza son las mismas para  todos los seres, el hombre, la lechuga y el ratón...
Esto significa que la conducta humana está determinada y que su complejidad no implica que seamos libres. Lo que llamamos “libertad” no es otra cosa que la imposibilidad de controlar las ilimitadas variables, es decir, las causas próximas o remotas que intervienen en la mayoría de las acciones humanas. Si las pudiéramos controlar, todo el mundo, por ejemplo, acertaría cada semana los pronósticos de las quinielas... 

 -  Determinismo psicológico. El temperamento, que forma parte de nuestra herencia genética, el carácter, que forma parte de nuestro aprendizaje individual, la personalidad y sus rasgos, todos a la vez determinan causalmente nuestra conducta. Nuestra organización psicológica deja muy poco margen para elegir aunque así lo creamos por un habito mental adquirido.
Por otra parte siempre elegimos el motivo más fuerte y posteriormente justificamos nuestra elección con la suposición de que nuestra voluntad decidió libremente. Simplemente vivimos la ilusión de la libertad.

 - Determinismo sociológico.  Las conductas humanas son esencialmente sociales, y por tanto impersonales. En realidad nuestra conducta individual no depende de nosotros sino que tiene, aunque tratemos de ocultarlo, un fuerte significado sociológico o colectivo. En la vida social el individuo no decide ni controla la acción, sino que más bien es controlado y movido a actuar en una dirección única.

- Determinismo teológico. La conducta humana está predeterminada por la voluntad omnipotente de Dios que conoce y ha previsto todos sus pensamientos y actos.