El primer estadio avanzado del conocimiento humano es la Filosofía. Es preciso, desde una perspectiva histórica, asociar el término a lo que tradicionalmente se ha dado en llamar explicación racional. Se suele decir que la Filosofía surge en Grecia en el siglo VIII a. de C. unida al pensamiento de los primeros cosmólogos o físicos Presocráticos. Lo esencial de la Filosofía, desde sus orígenes, es la búsqueda de una explicación distinta del saber mítico, mágico y religioso, las formas de saber coexistentes y predominantes hasta ese momento en la cultura griega. Es un saber con las siguientes características.

- Causal. Aunque el objeto del conocimiento sea el mismo que en la conciencia mítica, la naturaleza, la explicación no está sometida a interpretaciones antropomórficas, animista o sobrenaturales. Se trata de una explicación mediante causas puramente lógicas,por más que esas causas sean de orden especulativo o racional. Esto significa que la realidad es un orden (cosmos) regular y necesario, sometido a principios y leyes que la razón humana puede descubrir.

- Realista. Los principios y leyes naturales pueden ser pensados y representados tal y como son en sí mismos, en su apariencia y en su fundamento, sin  tener que recurrir a relatos legendarios o simbólicos.

- Argumental. La explicación racional no recurre, a justificaciones externas (tradición, autoridad, misterio), sino a las razones que puedan aportarse en el curso de la investigación de los fenómenos naturales y de sus causas.

- Crítico. De lo anterior se sigue que las conclusiones obtenidas, pueden ser criticadas y cuestionadas, siempre que los argumentos presentados así lo exijan. Conviene señalar que en este momento de la historia, la cultura griega, la Filosofía es un saber fundado (epistéme) o científico. No hay, como ahora, divergencia o distinción entre Filosofía y Ciencia. Una y otra designan exactamente lo mismo. La separación de ambas es, como veremos en su momento, muy posterior.

 

La Filosofía es un saber del hombre, argumental, radical, crítico, interdisciplinar, de segundo orden, histórico y de la totalidad.

- Del hombre. En primer lugar, como Filosofía mundana, hay una exigencia y una urgencia permanente de la razón de cualquier ser humano por dar respuesta a una serie de preguntas constituyentes que sirven de fundamento a todas las demás.

- Argumental. Sus herramientas son los conceptos, las proposiciones y los razonamientos. Es, por tanto, un saber racional. Trata de construir sus concepciones mediante argumentos  y no mediante narraciones, rituales, liturgias o reglas técnicas.

- Radical. Busca las raíces últimas de los temas y problemas. Su proyecto es la penetración o comprensión del sentido último de la realidad y de sus ámbitos, por contraposición a la explicación causal fenoménica de las ciencias.

- Crítico. La Filosofía es un saber crítico en un doble sentido:
- Interno, en cuanto se trata de un saber continuamente abierto a la revisión de sus propios supuestos teóricos (concepto de razón, criterio de verdad y método) y sus teorías.
- Externo, en cuanto tiene una función crítica respecto de las creencias, ideologías, códigos morales, conocimientos científicos, sobre los que se sustenta el edificio normativo y el saber de una cultura.

- Interdisciplinar. Sus reflexiones no pueden modelarse sino en consulta permanente con el resto de las ciencias experimentales y formales, especialmente con las ciencias humanas o sociales, y también con el resto de las humanidades.

- De segundo orden. A partir de la gran Revolución Científica del Renacimiento, Ciencia y Filosofía se separan definitivamente como formas  del saber diferenciadas en cuanto a su concepto de razón, criterio de verdad y método. De ahora en adelante, la Filosofía no es un saber autónomo y sustantivo, ni siquiera en su dimensión metafísica u ontológica. Deberá construirse necesariamente sobre la base de y en permanente diálogo con otros saberes previos, sobre los cuales ejerce su propia actividad.

- Histórico. Su carácter argumental, radical, crítico, interdisciplinar y de segundo orden, implica que la Filosofía es una actividad abierta. Esto quiere decir que es un quehacer que se va concretando, creciendo continuamente, mediante la tensión constante y la confrontación histórica en torno a sus distintos núcleos constituyentes y a los temas y problemas que tales núcleos conllevan.

- De la totalidad. La Filosofía es un saber de la totalidad en un doble sentido:
- Toda la realidad, todos los seres o entes por insignificantes que nos parezcan caen bajo su atenta mirada desveladora (imperativo de pantonomía).

- Inversamente, su objeto de estudio se centra en los grandes bloques constituyentes de la experiencia humana: el conocimiento, la realidad, el hombre, la acción, y la sociedad.

 

Desde un punto de vista histórico y cultural, el conocimiento humano puede entenderse como un conjunto de etapas o estadios del saber consecutivos (se suceden unos a otros en el tiempo) y coexistentes (los nuevos estadios no suponen la desaparición de los anteriores). Los estadios iniciales del conocimiento o saberes primitivos aparecen en el Paleolítico Superior y son el mito, la magia, la religión, la técnica, la filosofía y la ciencia.
El primero es la conciencia mítica o mito. Los mitos son narraciones o relatos que explican e interpretan los orígenes, el orden social interno y el destino de una comunidad. Es un saber con las siguientes características.

- Antropomórfico. Los grandes fenómenos actúan dramáticamente, encarnados en agentes naturales personificados.

-  Animista. La naturaleza está poblada de espíritus vivos, conscientes e intencionales.

- Indeterminista. Lo que acaece en la naturaleza sucede de forma arbitraria y azarosa, dependiendo de la voluntad imprevisible de las fuerzas que rigen el cosmos y no de un sistema regular de causas.

- Prescriptivo. De la narración se siguen pautas o patrones normativos de conducta, como rituales, exigencias, prohibiciones y tabúes.

 

La unidad del saber filosófico hay que buscarla tan sólo en la presencia permanente a lo largo de toda la Historia de la Filosofía de los grandes bloques constituyentes de la experiencia filosófica (hombre, conocimiento, acción, sociedad, Estado).  Los pensadores, corrientes y escuelas filosóficas son el principal elemento compositivo de la Historia de la Filosofía.
Cada pensador, corriente o escuela consta a su vez, de:
- Unos supuestos teóricos propios que incluyen un concepto genérico de razón, que da nombre al sistema filosófico, un criterio de verdad y un método.
- Unas construcciones ideacionales o teorías originales sobre los temas y los problemas vinculados a los grandes núcleos constituyentes.

Por último, los supuestos teóricos y las teorías o construcciones ideacionales,constituyen conjuntamente el pensamiento de un autor o su sistema filosófico.

 

Las Ciencias se dividen en experimentales y formales. Las Ciencias experimentales, a su vez, se subdividen en naturales y humanas. Las principales Ciencias naturales, en orden de rigor y perfección, son la Física y sus ramas, la Química y sus ramas, la Biología, la Geología... Las principales Ciencias humanas, en orden de rigor y perfección, son la Economía, la Lingüística, la Psicología, la Sociología y la Antropología.
Las Ciencias formales son las Matemáticas y sus ramas y la Lógica y sus diferentes cálculos.
Por otra parte, es preciso distinguir entre Ciencias humanasyhumanidades. Las humanidades no son propiamente conocimientos científicos, aunque como en el caso de las Ciencias humanas, se ocupan del hombre y de sus realizaciones. Entre ellas están las Filologías, la Historia y sus ramas, la Teoría literaria y, también la Filosofía. Por tanto, desde el punto de vista de la división social y académica del saber, la Filosofía es una de las tradiciones culturales más consolidadas y reconocidas dentro de los llamados estudios humanísticos o humanidades.

 

En sentido kantiano, las preguntas permanentes de la Filosofía, en tanto "que ciencia de la relación de todos los conocimientos a los fines esenciales de la razón humana”, son:

¿Qué puedo conocer? Trata sobre el alcance y límites del conocimiento humano.

¿Qué debo hacer? Trata sobre la orientación de los valores, normas y principios de la acción humana en general.

¿Qué me cabe esperar? Trata sobre el destino último del hombre.

¿Qué es el hombre?  Síntesis que unifica y da sentido a todas las anteriores preguntas.

Los grandes núcleos o bloques constituyentes de la totalidad de la experiencia humana, en continuidad, desde una visión actualizada, con el planteamiento permanente de las cuatro grandes preguntas kantianas, son:

- El conocimiento humano. Problema epistemológico

- La realidad. Problema ontológico.

- El hombre. Problema antropológico.

- La acción. Problema ético y estético.

- La sociedad. Problema social y político.

 

El pensador de Rodin (1880) expresa la esencia misma de la filosofía: la desnudez como símbolo de la ausencia de medios experimentales y la mirada interior propia de la reflexión profunda.
La técnica es un conocimiento práctico según reglas basadas en el ensayo y error. Además, no se fundamenta en unos conocimientos científicos previos hasta una época muy avanzada en que se transforma en tecnología. Un ejemplo de técnica son los secretos profesionales de los francmasones, constructores de  iglesias y catedrales durante la Edad Media.

 

INTRODUCCIÒN

Filosofía, ciencia y otros modelos del saber

 

 

SITIOS WEB Y BLOGS DE FILOSOFÍA

 

Apuntes de Filosofía de José Vida González Barredo

 

Pensamiento en imágenes

 

Filosofía hoy

 

La casa de Sócrates

 

 

Volver

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde un punto de vista epistemológico (reflexión sobre el conocimiento humano, sobre su alcance y límites), la contraposición entre Ciencia y Filosofía debiera ser analizada desde otra todavía más genérica: la contraposición entre las dos formas elementales del conocimiento humano, el conocimiento objetivo y el conocimiento subjetivo.El conocimiento subjetivo tiene las siguientes particularidades.

- Eidético y axiológico. No se refiere a hechos, sino a ideas y  valores (abstracciones mentales).

- Polisémico. Un término, concepto o definición adquiere un significado diferente según el  pensador, corriente o escuela de que se trate.

- Plural. Pueden coexistir, sin problemas lógicos ni metodológicos, teorías alternativas sobre un mismo tema o problema.

- Inconmensurable. Con frecuencia, las diferencias en el lenguaje teórico y observacional impiden que puedan compararse los resultados de teorías alternativas sobre un mismo tema o problema.

- Discontinuo. No se puede hablar, en sentido estricto, de avance o progreso en los conocimientos obtenidos.

- Conjetural. Al tratarse de ideas y valores no es posible utilizar procedimientos decisorios de contrastación empírica, sólo aplicables a hechos positivos.

El grado más alto de conocimiento objetivo es, evidentemente, la Ciencia. El grado más alto de conocimiento subjetivo es el Arte. La Filosofía, más afín al cocimieno subjetivo, se sitúa en un lugar intermedio y fronterizo y entre la ciencia y el arte, así como en permanente diálogo con una y otro.