La familia es el grupo primario más relevante y más universal. Si llamamos universales culturales a las instituciones sociales, es, sin duda, la familia la que merece con más propiedad este nombre.
Es evidente que en todas las sociedades, con todas las variantes que se quiera, un adulto normal pertenece al menos a dos familias: aquella en la que ha nacido, criado y educado, y aquella a la que ha dado lugar mediante la procreación y, generalmente, mediante el matrimonio. La universalidad de la institución familiar, no obstante, es compatible con una gran variedad de tipos de estructura familiar y de formas matrimoniales. Hay sociedades muy simples en las que la familia es prácticamente la única institución social. No hay escuelas porque no existe la educación reglada; además los niños aprenden todo lo que necesitan saber dentro de la familia. No hay instituciones religiosas porque la religión es una parte de la vida familiar. Tampoco hay instituciones económicas porque la división del trabajo y el acceso a la propiedad se organizan dentro de la familia… Precisamente, la gran variedad de estructuras familiares no facilita sino que dificulta considerablemente una definición adecuada de la institución familiar.
De entrada no es satisfactorio definir la familia como una institución que regula y legitima el acceso sexual entre mujeres y hombre, ya que en muchas sociedades tal acceso no se limita a la familia ni a la heterosexualidad (hay sociedades donde está permitido y legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo). Tampoco resulta satisfactorio afirmar que la familia es una unidad de reproducción, porque hay sociedades donde el padre biológico no es el padre legal del que el hijo hereda el apellido, la posición social  y el derecho a la herencia de bienes y propiedades  (como ocurre en las sociedades en las que está normalizada la adopción de hijos). Ante estas dificultades, hay que intentar una definición de la familia que abarque sus múltiples facetas y funciones sociales. La antropología cultural actual propone que la familia es un grupo social en el que el acceso sexual está permitido a los progenitores, la reproducción y crianza de los hijos se produce legítimamente, transmite las normas culturales o socializa a los descendientes, y es además una unidad económica de producción y consumo.

 

Los yacimientos paleoantropológicos muestran Homo erectus enterrado en posición de mirar a los cielos, de lo cual algunos especialistas han deducido unas incipientes inquietudes religiosas en los comienzos de la especie humana. Además, la mayoría de los monumentos funerarios en los yacimientos prehistóricos revelan la creencia en una vida sobrenatural después de la muerte.
- Algunas teorías antropológicas muestran la continuidad o proximidad entre la religión y el animismo o suposición de que el mundo está poblado de espíritus activos e intencionales. El dualismo antropológico, es decir, la creencia de que el hombre es un compuesto de un cuerpo material y mortal, y un alma espiritual e inmortal, es una concepción del ser humano que tiene sus raíces en las ideas animistas propios de la conciencia mítica.
- Asimismo, la hechicería o magia pública, cuyas prácticas propiciatorias no se limitan a buscar aplicaciones buenas o malas para los individuos, sino que buscan el beneficio de toda la comunidad, tiene una afinidad evidente con la religión. El antropólogo James George Frazer (1854-1941) autor del famoso libro La rama dorada, afirma que en las etapas iniciales del saber humano, las funciones de los magos y los sacerdotes no estaban todavía diferenciadas. Esta superposición o mezcla de magia y religión se encuentra todavía en numerosas culturas actuales. Frazer afirma que el animismo da lugar a la magia y esta a la religión.
- Con toda probabilidad, la primera manifestación específica de la religiosidad es el totemismo que consiste básicamente en un complejo sistema de ideas, símbolos y rituales, que vinculan de modo animista a un individuo o un grupo social, con un animal, un vegetal o incluso con un objeto. El fenómeno del totemismo fue estudiado en algunas tribus indígenas y naciones indias de Norteamérica. Los estudiosos del totemismo afirman que las cre­encias y prácticas religiosas posteriores se derivaron del totemismo.

 

Las Instituciones son los sistemas normativos básicos de una sociedad. Metafóricamente se los considera como los pilares que soportan la totalidad del edificio social. Por eso, cuando alguna de las instituciones entra en crisis a causa del  normal reajuste o del cambio periódico, la sociedad se siente especialmente preocupada y la temperatura de la opinión pública se eleva al máximo. Se han definido las instituciones como universales culturales, en el sentido de que toda cultura, simple o primitiva, compleja o avanzada, siempre los posee o bien, durante la sociógenesis, tiende a crearlos y organizarlos de un modo o de otro. En nuestra sociedad son los siguientes:

- La familia y el parentesco.

- La economía.

- El poder político.

- El sistema educativo

- La religión.

- La ciencia.

- También están altamente institucionalizadas la medicina y el deporte.

 

Se define la economía como todas aquellas actividades por medio de las cuales una comunidad organiza la solución de sus necesidades globales de producción y consumo.
En las sociedades primitivas o simples no existe todavía un sistema o estructura económica desarrollada. La familia y el clan familiar constituyen la unidad económica básica o unidad cooperativa de producción y consumo.
El comercio o intercambio generalizado de bienes surge cuando una familia o clan de una tribu precisa para su subsistencia de un determinado tipo de bienes que no puede alcanzar en su medio social (bien porque ese producto no se produce o, si se produce, no puede alcanzarlo debido al lugar específico que la familia o el clan ocupa en la división del trabajo). Las primeras formas de comercio se asocian al trueque o intercambio directo de bienes, sin mediar la intervención de dinero. A partir de este momento, se crearon gradualmente reglas de conmutación, derechos sobre la propiedad y obligaciones de los particulares hacia la comunidad… Este es el comienzo de la estructura económica como un componente esencial de toda sociedad.
La interpretación de la historia propuesto por Marx (1818-1883) es economicista porque atribuye a la estructura económica  un peso preponderante en la explicación la totalidad de los procesos históricos (sociales, políticos, jurídicos, culturales, técnicos) entre los que se cuentan los ideológicos, como la ciencia y la filosofía. Según este pensador, las causas reales que explican científicamente los hechos sociales y acontecimientos históricos son de carácter económico. Los hechos, las ideas, las acciones de los grandes personajes de la historia, solo pueden ser analizadas e interpretadas correctamente desde la investigación de las condiciones materiales o económicas en que se dieron.

 

SITIOS WEB Y BLOGS DE FILOSOFÍA

 

Eikasia

 

Paideia

 

Cuadros, escenas, impresiones e ideas

 

Aula de filosofía

 

Para la etnocéntrica sociedad europea o norteamericana la única forma decente” y civilizada” de matrimonio  es la monogámica. Sin embargo, una mayoría de las sociedades de nuestro planeta han permitido la poligamia o pluralidad de cónyuges.
Una posibilidad es el denominado matrimonio en grupo. Se han descrito casos de matrimonios de este tipo en comunidades de las islas Marquesas, un archipiélago de Polinesia. En la actualidad, la forma más conocida de matrimonio en grupo fueron las comunas norteamericanas de las contraculturas hippies de los años setenta, prácticamente desaparecidas en la actualidad.
Una variedad muy poco común de la poligamia es la poliandria, forma en la que varios esposos comparten la misma esposa. Uno de los pocos ejemplos de esta forma de matrimonio se ha dado en culturas aisladas de la India meridional. En este caso, el más frecuente, se practicaba la poliandria fraternal, ya que al casarse una mujer se convertía automáticamente en la esposa de todos sus hermanos…

 

Una forma de agrupar a los matrimonios es la distinción entre matrimonios patriarcales  y matriarcales.

- El matrimonio patriarcal se caracteriza por la posición predominante de poder social del esposo frente a la esposa. Esta forma de matrimonio admite dos variantes: patrilineal y patrilocal.
El matrimonio patrilineal se caracteriza porque la herencia en sus distintas modalidades se origina en la línea paterna. Por tanto, los hijos heredan del padre el apellido, los bienes, los títulos o la nacionalidad.
El matrimonio patrilocal se caracteriza porque la mujer vivirá con su padre y después de casada convivirá con su esposo.

- El matrimonio matriarcal, inversamente al anterior, se caracteriza por la posición predominante de poder social de la esposa frente al esposo. En esta forma de matrimonio, la familia extensa, el matrimonio y las alianzas tribales se constituyen a partir de las líneas consanguíneas de la mujer. Además, el matrimonio matriarcal comporta que lo cónyuges viven en casa de la mujer (matrilocalidad) y los hijos sean identificados socialmente y reciban los privilegios de la herencia de la madre (matrilinaje).

 

La generalización del valor económico en nuestro tiempo conduce al decisivo concepto de globalización, lo que nos permite hacer una específica reflexión filosófica sobre su significado.
El término “globalización” ha recibido diversas definiciones, según se subraye su dimensión económica, política o cultural. Todas ellas coinciden en afirmar que dicho término designa el tiempo en que vivimos.
Originariamente, la globalización alude a un fenómeno económico: la expansión planetaria del sistema de producción capitalista. Con la caída del muro de Berlín, en 1989, y el desmantelamiento del bloque comunista, la economía de mercado, basada en el principio de libre competencia, se extiende por todo el planeta.
Desde un punto de vista económico, la globalización se caracteriza por los siguientes aspectos:
- La libre circulación de capitales, que constituye la base del capitalismo financiero, a través fundamentalmente de las transacciones en Bolsa.
- La circulación condicionada de mercancías y bienes, de acuerdo con las políticas económicas y arancelarias de las grandes potencias.
- La circulación restringida de trabajadores, según las condiciones de salida de los países de origen y las políticas de inmigración de los países receptores.
Desde un punto de vista político y cultural, la globalización se caracteriza por el intento de extender el modelo occidental de las democracias representativas al resto del mundo. Sin embargo, lo que para algunos representa un objetivo legítimo, para otros significa una intromisión políticamente inaceptable.

 

Si pasamos de las primitivas formas de religiosidad a las principales religiones actuales, podemos clasificar las instituciones religiosas de estas últimas en tres grandes categorías: la iglesia, la confesión y la secta.

a) La iglesia es una comunidad de fieles que practican una creencia mayoritaria o ampliamente extendida en una sociedad. Está dotada de una jerarquía sacerdotal y cuenta con el apoyo explícito del Estado; además sus imperativos o prescripciones religiosas son acordes con el Ethos de la cultura en que se presente, es decir, con sus usos sociales, costumbres morales y leyes positivas. Cuando hay una sola religión oficial del Estado, o es la única permitida, se trata de una iglesia oficial.

b) La confesión religiosa se da donde hay varias iglesias que coexisten en una sociedad, sin que ninguna sea la oficial ni tenga el apoyo predominante del Estado. Las confesiones son subculturas religiosas que, dentro de ciertos matices y diferencias, a veces muy sutiles para quien está fuera de ellas, concuerdan básicamente con el Ethos común de una cultura. Las confesiones casi siempre compiten con gran energía espiritual y también con profusión de medios materiales por la adhesión del mayor número posible de fieles.

c) La secta es un grupo o asociación religiosa relativamente reducida que se dedica apasionadamente al ejercicio de una doctrina desviada significativamente y, en ocasiones, radicalmente de las creencias ortodoxas, practicas, rituales y normas morales de las iglesias o de las confesiones tradicionales. La secta con frecuencia es una contracultura religiosa que rechaza aspectos esenciales del núcleo cultural en que se encuentra.

 

Desde un punto de vista estrictamente sociológico las funciones sociales que cumple la religión son las siguientes:

-Proponer respuestas al sentido global de la vida. En este sentido, se trata de una forma de saber que se encuentra en los límites de la racionalidad práctica.

- Responder al problema de la muerte, a su problemática, vivencia madura y al interrogante de una posible vida transmundana (más allá de este mundo).

- Ofrecer tranquilidad psicológica, seguridad existencial y alivio ante la angustia que suscitan los problemas de la vida y de la muerte.

- Reforzar los sistemas simbólicos de una cultura, especialmente el Ethos y las instituciones.

- Reforzar la sociabilidad, la cohesión social e incluso favorecer el entretenimiento y el ocio mediante la oferta de interacciones primarias (amistad, grupos afines, pandillas) y actividades recreativas (encuentros, celebraciones o excursiones).

 

La religión estodavía uno de los sistemas simbólicos, junto con las ideas científicas, las ideologías políticas y los códigos morales, más decisivos en la formación de la dimensión individual y social del ser humano.
A los occidentales, la familia extensa o consanguínea nos parece extraña porque somos, como ocurre en todas las culturas, etnocéntricos. Creemos que la familia nuclear es la forma mayoritaria y principal; sin embargo, la familia extensa es la forma predominante en más de la mitad de las sociedades conocidas por la Antropología cultural.

 

SOCIEDAD

Las instituciones

 

 

 

Volver

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es evidente que puede haber familia sin matrimonio, pero no es lo normal (no es la norma establecida en la mayoría de las sociedades). Se puede definir el matrimonio como el rito o procedimiento por el cual sancionamos legalmente y, en ocasiones, justificamos moralmente y legitimamos religiosamente, la relación familiar.
Sanción social, justificación moral o legitimación religiosa apuntan conjuntamente a una única función en términos estrictamente sociológicos: el reconocimiento social de la relación familiar
Este reconocimiento social implica nuevas funciones, añadidas a las propiamente familiares:

- Aceptación pública de la relación familiar.
-Transmisión de la herencia familiar y  patrimonial
-Transferencia de derechos mutuos entre los cónyuges.
-Formalización de nuevos vínculos basados en el parentesco.

El matrimonio, en cuanto supone el reconocimiento social de la familia, tiene unas reglas que nos permiten el acceso a esta institución. Todas las sociedades limitan la esfera de las personas con la cuales podemos contraer matrimonio. Las reglas de acceso al matrimonio son básicamente de dos tipos: exogámicas y endogámicas. Dicho de otro modo, todas las sociedades imponen reglas exógamas y endógamas para seleccionar el cónyuge y acceder al matrimonio.